Contacta
Mi E-Mail

Blogroll

Archivo

Varios

Cartas desde Ningún Lugar

Reflexiones, textos y artículos de Arzakon (Albert Gallego)

Aviso

Este blog no tendrá nuevas entradas. Todos los posts han sido movidos al nuevo blog. Podéis leer el nuevo "Cartas desde Ningún Lugar" desde la dirección http://cartas.ningunlugar.net, o desde http://www.ningunlugar.net/cartas.
Perdonad las molestias que este cambio pueda ocasionaros.

Mundos Felices y Demolidos

Publicado el 8/16/2006 por Albert Gallego

Ayer emitieron por TVE la película Demolition Man. Era la cuarta o quinta vez que la vi, pero había agradables sorpresas que no recordaba.

  1. Lenina Huxley debe su nombre al personaje principal femenino de la novela Un Mundo Feliz, Lenina Crowne, y su apellido al autor de la novela, Aldous Huxley. Al igual que su homóloga de Demolition Man, Crowne siente cierta debilidad por los inadaptados sociales.
  2. John Spartan debe su nombre a John, uno de los personajes principales masculinos de Un Mundo Feliz, un salvaje sin civilizar. El apellido del personaje interpretado por Stallone podría hacer referencia a Esparta, en la clásica pareja Esparta (milícia) / Atenas (civilización).
  3. La reacción de Lenina Huxley a la transmisión de fluídos es la misma que los Alfas y Betas a la procreación natural.
  4. Curiosa escena, la del sexo virtual. Cuando John, algo asqueado y decepcionado por los cascos le tira los cejos a Lenina de un modo muy descarado, la chica se quita de encima a John llamándole primitivo. En Un Mundo Feliz, cuando Lenina se le "insinua" a John (Vamos, se queda en pelota picada delante suyo y le pide que le haga el amor apasionadamente), es John quien se sulfura y trata a Lenina de puta para arriba.
Hecho en falta en Demolition Man un historiador (o algo por el estilo) que se llame Bernard. El libro de Huxley poseía una carga simbólica enorme, representada en los nombres de sus personajes:
Bernard Marx era un inadaptado que intentó seducir y abrir los ojos a Lenina sobre la sociedad -perfecta y deshumanizada- en la que vivían, pero no lo consiguió. El mismo Bernard se escandalizó cuando estuvieron en la reserva de salvajes y conocieron a John (nombre típico donde los haya), pero Lenina vió cierta belleza en John y se enamoró de él... de la manera a la que estaba acostumbrada socialmente a amar.
Así parece un poco tosco, pero bueno, Marx asiste a sesiones de ayuda para gente como él, que no se siente a gusto en ese entorno. Y los apellidos de los inadaptados que comparten sesiones con ellos son tan conocidos como Freud y Bakunnin.

Demolition Man sacrifica mucha carga simbólica para dejar espacio a una crítica social mucho mas llana y accesible a todo el mundo (la extrema preocupación por la salud y la corrección, los monopolios y la publicidad entre otras) y sobretodo al humor.

Creative Commons License
Este blog está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObrasDerivadas 2.5.